El problema de vivir la vida como si cada opción fuera válida, es decir, bajo la filosofía de que todo pasa por algo y para algo, hace que los caminos sean variados y el resultado relativo, donde no importa la opción en sí sino el lugar donde te lleva tu elección. Es decir, no se persiguen objetivos fijos, ya que estos se van creando y también van cambiando... y al final la vida se encarga de poner todo en su sitio, de ponerte en el lugar correcto, con la gente correcta, viviendo aquello que tienes que vivir, importando bien poco si la opción final persigue el objetivo inicial... ¡la vida persigue el fin!

Camino a Berlin Febrero 2010


domingo, 12 de mayo de 2013

Sofia


Admiro a aquellas personas que se han atrevido en algún momento a hablar sobre la maternidad. Pienso que tienen un coraje y una valentía increíble. Yo no me he atrevido durante 8 meses y analizándolo bien, creo que es un pequeño temor a no poder expresar con palabras lo que significa para mí ser mamá.

Sofia es un nombre que me ha acompañado toda la vida. Es mi segundo nombre. Pero hoy tiene un significado completamente diferente para mí, dejó de pertenecerme por completo porque hoy, Sofia, es mi hija. Ella, desde el minuto cero, cuando por primera vez supe que venía en camino, se convirtió en mi razón de vivir. Y no digo que antes no tuviera razones. Al contrario. Pero son razones diferentes, razones que incluso pueden cambiar o alterarse… antes de ser madre eres libre del amor incondicional, un amor que no creo que se pueda explicar sin experimentarlo. Yo  siento eso por Sofia.  Ahora ella es mi razón y toda mi vida, en su todo, viene a partir de ahí. Todo viene después. 

Y sinceramente, no sé cómo seguir… son las ironías de la vida que, como periodista, me vea tan sobrepasada por un hecho que no pueda ni escribir… voy a comenzar desde el principio...

lunes, 15 de abril de 2013

De como un barco se convirtió en libertad

Hace poco comencé a trabajar como periodista en Chile y me pasó algo muy curioso. Mientras hacía mi presentación oficial a los trabajadores de mi nueva empresa, uno de ellos me preguntó si yo era "Macarena Hernández, la periodista". Entonces le contesté: "Yo soy Macarena Hernández, pero no me confundas con una periodista que tiene mi nombre y que es muy famosa en Estados Unidos". Él me quedó mirando extrañado y entonces me dijo: ¿seguro que usted no tiene nada que ver con un artículo que se llama "De cómo un barco se convirtió en libertad"? En ese momento me sorprendí. Él se refería a un articulo que escribí hace 4 años atrás sobre mi abuelo Artemio y su llegada en un barco llamado Winnipeg, cuando él y su familia tuvieron que escapar de España por la guerra civil. 

Esas son cosas que pasan, curiosidades de la vida. Todo pasó, mientras yo sin saberlo, el reportaje que escribí hace 4 años atrás se divulgaba por la web en mi país. Y por todo eso y mucho más quiero compartir con ustedes "De cómo un barco se convirtió en libertad", por Macarena Hernández Mateo. 

Escrito en Abril 2009


"De cómo un barco se convirtió en libertad"



Este año se conmemoran los 70 años del exilio, época que algunos autores definen como el “éxodo español”. Tras la derrota en Barcelona, más de 550,000 personas cruzaron los Pirineos hacia Francia para escapar del franquismo. La familia Mateo Álvarez, nacidos en Asturias, recuerdan esa época como la más terrible y triste de su vida. Siendo niños tuvieron que vivir la injusticia  de la guerra, escapar de España a Francia y desde allí, gracias a Pablo Neruda, viajar durante un mes en un barco carguero llamado Winnipeg para llegar a un país desconocido y lejano: Chile. Para ellos Winnipeg es sinónimo de esperanza: gracias a él y después de tantos años viven y pueden contar su historia.


En el año 1936 Diácono Mateo era un hombre que creía y trabajaba por la República. Su labor como dirigente político, revolucionario, comunista y republicano lo obligaba a viajar continuamente desde España a Francia y de Francia a España para transportar encomiendas relacionadas con el partido. Cuando la guerra civil estalló en España, la familia Mateo Álvarez se encontraba en París, donde vivían y estudiaban. Josefa Álvarez, esposa de Diácono, tuvo una corazonada y sintió necesaria su vuelta a España para ver a sus padres, quienes se encontraban en Asturias. Así, Diácono y Josefa volvieron a su ciudad natal, con sus cuatro hijos: Artemio de catorce años, Jesús de doce, Julia de diez y Eleonor de cinco. Cuando llegaron a Asturias las fronteras se cerraron y no pudieron escapar, viéndose de improviso inmersos en la guerra civil española, que le atañía directamente a Diácono por su implicación política en el partido comunista.

viernes, 1 de marzo de 2013

Pido perdón...


Siempre he pensado que quien escribe tiene una gran responsabilidad. Pero pienso además que la responsabilidad es mayor cuando aquello que escribes es leído por alguien.

Por eso ahora, pido perdón. Porque hace más de un año dejé de escribir. No porque no tuviera nada de qué escribir, más bien porque las cantidad de cosas que viví hasta cierto punto me sobrepasaron… no digo que me superaron, eso es completamente diferente. Tuve experiencias que marcaron mi vida para siempre y cuando eso pasa, es probable que cueste encontrar las palabras correctas para expresarlo o las palabras suficientes…

Hoy hago un recuento y en Julio del año 2011 estaba trabajando en una tienda de ropa y acababa de recibir una beca para estudiar un máster en Dinamarca e Inglaterra durante 2 años, así que era un tiempo que consideraba “de paso”. Pero además, en aquél entonces llevaba 5 meses cuestionando toda mi vida: ¿Quién soy? ¿Soy feliz con mi vida? ¿ Dónde está mi felicidad?

Conversando con un amigo, de esos amigos con los que tienes conversaciones de otro nivel, comencé a organizar nuevamente mis prioridades y a preguntarme qué debía hacer para dar orden a mi vida.

La primera decisión que tomé fue que no iría a al master. Nada racional, más bien lo hice siguiendo mi intuición. Algo me decía que ahí no estaba mi felicidad. Así que preferí viajar a Perú a reencontrarme con mi pasado, con quien yo había sido 10 años atrás, a reencontrarme conmigo misma… y con una persona que para ese entonces se había convertido en alguien muy importante para mi… Y así sucedió…

Hay un antes y un después desde esa decisión. Hoy mi vida ha dado un giro de 180 grados. Estoy viviendo en Chile y soy madre de la bebe más hermosa que Dios me pudo dar. Ella se llama Sofia. Tengo una relación fantástica con el padre de mi hija, un hombre maravilloso, completamente diferente a mi, con el que me siento compenetrada y unida cada día más… qué más puedo pedir!

Estoy en un momento de mi vida en el que pienso que he crecido, he madurado, he cambiado mis prioridades y siento que a pesar de los grandes cambios, todo ha sido para mejor. Ahora estamos construyendo, empezando una nueva vida, recién llegados a un país que no conocemos, buscando trabajo y cuidando a nuestra hija… y aunque la situación pinta gris, nada más lejos de los colores de la vida… esto es sólo el comienzo de algo grande, muy grande, que nos tiene a la expectativa y luchando cada día por salir adelante, con la ayuda de nuestros familiares y amigos, donde siempre encuentro alivio y descanso, donde puedo sentir que no estoy sola y que no hay nada, ninguna razón, para no estar agradecida día a día por la gran bendición de estar donde estoy, porque no hay nada más grande en este mundo que levantarte por la mañana y disfrutar de la sonrisa de tu hija de 6 meses, eso, señores, eso es FELICIDAD.  

Sólo por eso… pido perdón…

viernes, 15 de julio de 2011

¡Feliz cumpleaños Abuela!

Hace poco más de un año, el día 3 de Mayo del año pasado, yo recibía la noticia que más tristeza me ha causado en toda mi vida. Mi abuela Eliana había muerto. Mi sentimiento fue parecido a si una espada me hubiese atravesado de lado a lado. El amor que yo siento por mi abuela es tan grande que la pena de saber que nunca más estaría con ella superó mis fuerzas en aquel momento. Debo admitir que me derrumbé, que nada me pudo consolar hasta que sentí que ella se decepcionaba de mi por pensar que estaba muerta. Ella por fin era feliz , por fin había alcanzado el cielo.


Hoy, 15 de Julio celebrábamos cada año su cumpleaños, y como cada año la voy a felicitar, porque no he dejado de sentir ni un segundo de mi vida su presencia, porque tengo la convicción de que ella sigue aquí, conmigo, que vigila mis pasos y que me cuida... 


En el año 2008 estuvo a punto de irse, pero sobrevivió. Sólo Dios sabe cuánto pedí volver a verla... y me concedieron la gracia. La última vez que estuve junto a mi abuela fue en abril del 2009. Sin embargo, cuando estuve a punto de perderla, en el año 2008, escribí una carta, con todo el sentimiento que me despertaba mi abuela y con la desesperación de pensar que podrían haber sido mis últimas palabras. Cuando nos volvimos a juntar, mi abuela me confesó que esta carta le había dado fuerzas para vivir y me agradeció infinitamente mis palabras... yo conmovida le replicaba que no tenía nada que agradecer, que ella se merecía eso y mucho más...


Hoy abuela, te echo de menos. Echo de menos hablar contigo, cuando nos reíamos juntas, cuando jugábamos a las cartas, cuando conversábamos sin parar... pero sé que sigues viviendo, sé que eres mi ángel y que por más años que pasen tu siempre permanecerás conmigo.
Cuando sea mayor, con canas en el pelo y arrugas en la piel, quiero que cuando me mire al espejo pueda ver en el reflejo ese trocito de ti que vive en mi. Entonces me despediré tranquila de este mundo y podré ir a donde estés tu para poder volver a estar juntas. Viviré entonces para alcanzarte...


¡Te amo!

Carta a mi abuela- Elche, 11 de Noviembre de 2008


Abuelita:

viernes, 17 de junio de 2011

Los ángeles existen

Dios tiene una forma especial de tratarme. Supongo que con todos es igual pero no se dan cuenta o no creen en él. Pienso que las cosas pasan por algo y para algo, por eso creo que las personas no aparecen en la vida por cualquier motivo. 


Los ángeles, según definición son, en la tradición cristiana, espíritus celestes criados por Dios para su ministerio. Según wikipedia “Es un ser inmaterial presente en las creencias de muchas religiones cuyos deberes son asistir y servir a Dios. Los ángeles además actúan como mensajeros, ejecutando los juicios de Dios y sirviendo a los creyentes”. 


Tampoco hace falta una definición concreta. Los ángeles son considerados criaturas de gran pureza destinadas a la protección de los seres humanos. En el cristianismo se habla también del ángel de la guarda, aquel a quien le asignan el especial cuidado de una persona en concreto.


Bueno, esta es la definición de ángel desde el punto de vista celestial extrapolado al mundo de lo divino. Para quienes creen en Dios, los ángeles existen de todas maneras, pero para aquellos que no creen en él no debería existir ninguna duda de su existencia, ellos viven entre nosotros. Creo firmemente que independientemente se crea o no en la existencia de Dios y de los ángeles no podemos pasar por alto el hecho de que existen personas en esta Tierra con características angelicales o que en algún momento de nuestra vida actúan como tal.  Tengo fuertes razones para pensar que los ángeles existen no sólo por mi fe sino por mis vivencias.


Desde mi punto de vista existen varios tipos de ángeles, aquellos que trabajan de la mano de Dios y aquellos que habitan la Tierra, y es de estos últimos de quienes quiero hablar, de personas clave en nuestras vidas que aparecen en los momentos de más necesidad de una manera inesperada y que “casualmente” nos ayudan a sobrellevar los problemas de nuestra vida o incluso nos sirven de apoyo para poder salir de laberintos sin salida en los que muchas veces entramos. 

lunes, 2 de mayo de 2011

Mi más grande tesoro

Existen cosas en la vida que te hacen agradecer. Yo tengo la dicha de pertenecer a una familia fantástica. Soy la mayor de mis hermanos,  somos cinco en total. Después de mi viene Claudia. A  parte de ser estudiante de Administración de Empresa, que no es poco, es también encargada de una tienda en un centro comercial (datos escuetos para no hacer publicidad). Sólo viví sin ella un año y cinco meses de mi vida, por tanto no tengo recuerdos en donde Claudia no estuviera en ella. Es mi confidente, mi mejor hermana-amiga (así nos lo decíamos de pequeñas), aquella persona que me da serenidad y lucidez. Si hay algo a lo que ella me ha acostumbrado es a tener que consultarle prácticamente cada paso que doy en mi vida. Su sensatez, su saber estar, su cordura y tino son el complemento perfecto para mi impulsividad, locura y desenfreno. No es de extrañar que de pequeñas fuera ella la que siempre estaba preocupada por mí, por si me caía o si me perdía. Ella nos ha otorgado siempre fortaleza y templanza. Es una persona que no se anda con rodeos: es clara, directa, blanco o negro… Y a pesar de todas esas características de seriedad y respeto, tiene una gracia natural única. Claudia es de esas personas  que observa una conversación en silencio y que repentinamente suelta un comentario ingenioso que causa como resultado una carcajada unánime de todos los presentes. Es una persona muy responsable y respetuosa pero sabe desechar de su vida aquello que no le aporta o que no le hace bien. Admiro eso de ella. Por todo esto y mucho más lo que dice mi Claudia va a misa, sin discusión.

Después de Claudia viene Javiera. Mi pequeña Javiera. A pesar de que es más alta que yo (por varios centímetros), sigue siendo mi niña. Tiene un espíritu infantil muchas veces envidiable. Alguna vez se le puede oír por la casa cantando una canción de Disney. Ella disfruta con las cosas sencillas de la vida. Javi nunca es tan feliz como en una comida familiar o con un pequeño detalle como un mensaje en un post it. Si tengo que describirla en una palabra seria generosidad. Javiera es la persona más altruista que he conocido en mi vida y lo mejor de todo es que ella no se da cuenta, le sale natural. No duda en prestar su ayuda, en apoyar en todo lo que sea necesario y sin una sola queja. Es digno de admiración. Ella es la artista de la casa, no en vano estudia diseño gráfico. Como buena artista es simple, despistada a más no poder, sencilla y capaz de ver mucho más allá. Tiene una intuición que pocos pueden desarrollar, capta a las personas prácticamente con sólo mirarlas. Por esa misma razón es una persona crítica, detallista y exigente. Es perfeccionista en todos los aspectos de su vida: no sólo en sus proyectos de diseño, sino en su forma de poner la mesa, al hacer la limpieza, en su forma de vestir, etc. Todo, absolutamente todo está armoniosamente colocado. Cada vez que la veo observo cómo va vestida: la combinación de colores, los zapatos, los pañuelos, todo perfectamente combinado. Me atrevería a decir que es la más sensible de todos nosotros. A sus 22 años cualquier película romántica o de drama es capaz de robarle unas cuantas lágrimas. Con Javi tengo conversaciones profundas, abro mi corazón y le revelo las inquietudes más filosóficas. Sus consejos son siempre equilibrados, meditados y llenos de detalles que inexplicablemente solo una mente como la ella es capaz de visualizar. 

domingo, 24 de abril de 2011

¡Internacionalización!

Xavier Gisbert, gerente de QMS, explica la necesidad que tuvo su empresa de internacionalizarse. Ha contado con la colaboración de Macarena Hernández, licenciada en Periodismo, quien viajó por varios países latinoamericanos. 


Resumen sobre el proceso de internacionalización. 

Twitter